Trasnacionales arremeten contra el gobierno argentino

Carlos Fernández-VegaLa (Columna México, S.A.)
Jornada. http://www.jornada.unam.mx /2005/jul05/050720/024o1eco.php
Miércoles 20 de julio de 2005

UN DILUVIO DE DEMANDAS judiciales baña al gobierno argentino. Las reclamantes se dicen “afectadas” por la más reciente crisis económica de aquel país, que estalló en diciembre de 2001, y las medidas que la autoridad aplicó para combatirla, una de ellas la devaluación del peso.

EN CASO DE PERDER DICHAS querellas, del erario argentino podrían salir alrededor de 17 mil millones de dólares para “resarcir” a los consorcios “afectados”, lo que de suceder -negocio sobre negocio- animaría a otras empresas a seguir la misma ruta, de tal suerte que el monto a cubrir se aproximaría a 80 mil millones de billetes verdes.

MAS ALLA DE SU SEMEJANZA con una historia de terror, lo anterior es resultado de la política privatizadora de Carlos Saúl Menem, la red protectora que tendió al capital foráneo y la utilización de los mecanismos legales promovidos por el Banco Mundial (léase Centro Internacional para el Arreglo de Controversias Relacionadas con las Inversiones, el CIADI) para que la justicia de una nación ni siquiera ose reconvenir a la inversión extranjera, por muchos destrozos que cometa.

EL GOBIERNO NÉSTOR Kirchner enfrenta cerca de 35 demandas judiciales que, en vía de mientras, han presentado las empresas trasnacionales que devoran la economía de aquella nación y controlan prácticamente la totalidad de los sectores productivos: electricidad, petróleo, agua, gas, banca, finanzas, productos alimenticios, telecomunicaciones y las que se consideren.

EL CIADI ES UN organismo del Banco Mundial -cuyo mando recae en el propio presidente de la institución financiera multilateral; juez y parte, al viejo estilo- dedicado, según él mismo se define, a “dirimir las controversias” entre las trasnacionales y los gobiernos “que acepten someterse” a tribunales distintos a los nacionales. El CIADI, pues, es una entidad que promueve y protege los intereses de las trasnacionales, con tribunales que hacen lo propio.

ESE ES EL BERENJENAL, heredado, en el que se encuentra metido el gobierno de Néstor Kirchner, como el de tantos otros países en el mundo (136 en total) miembros del CIADI; el mexicano no ha firmado el convenio respectivo, porque, a final de cuentas, él mismo promueve y protege los intereses trasnacionales). De hecho, el erario del país sudamericano fue declarado “culpable” y “condenado” a extender un cheque, para “resarcir” los daños causados, a favor de CMS Energy Corp., consorcio estadunidense que en mayo recibió la bendición legal del CIADI y, junto a ella, la instrucción de cobrar 133.2 millones de dólares del Tesoro argentino “por congelamiento de tarifas de energía impuesto en 2002 (una decisión gubernamental) y violación del contrato en relación con su participación de 30 por ciento en la empresa Transportadora de Gas del Norte”.

EN LISTA DE ESPERA se encuentra el “veredicto” de muchas demandas más. Una de ellas -por su monto, de las principales- es la que en 2003 presentó la trasnacional española Telefónica en contra del gobierno argentino: 2 mil 834 millones de dólares, por “el impacto negativo causado por la devaluación” de 2001. En 2002 el consorcio hizo lo mismo en contra del gobierno chileno: 274 millones de dólares, por “daño económico provocado a los accionistas por irregularidades en el decreto que regula las tarifas de esa compañía; la pesificación de tarifas generó menores ganancias”.

EN 2003 EL GOBIERNO argentino logró un “alto al fuego” con las trasnacionales que lo demandaron ante el CIADI. El acuerdo se prolongó hasta el 31 de diciembre de 2004, pero tres semanas antes de esa fecha Telefónica reactivó su querella para reclamar “sus” 2 mil 834 millones de dólares. Igual hizo Aguas Argentinas (subsidiaria de una trasnacional francesa) y caída la primera ficha, las demás sólo siguieron el camino.

LO SORPRENDENTE DE TODO esto es que Telefónica anunció oficialmente ayer que “renunciará a sus reclamos contra el Estado argentino formulados ante el CIADI”, mientras el gobierno de aquel país aseguró que “en aproximadamente 15 días se firmará un acuerdo de renegociación del contrato de concesión del servicio, que incluirá el desistimiento ante el CIADI; sólo faltan definir algunos detalles técnicos del contrato, reformulado con base en las nuevas condiciones económicas”.

¿ES CREIBLE QUE LA SOLIDARIDAD con el pueblo argentino de pronto surgió en la trasnacional española que dedica su mejor esfuerzo a saquear buena parte de América Latina? ¿La convenció el exhorto de Kirchner, en el sentido de que es necesario que las empresas de servicios públicos “tengan gestos solidarios” con Argentina? Desde luego que no, y sin duda esos 2 mil 834 millones de dólares que el consorcio reclama como “propios” de una u otra forma pasarán a formar parte de sus crecientes ganancias.

LO CIERTO ES QUE EL gobierno argentino, como tantos otros en América Latina, está atado de manos para actuar en contra de las trasnacionales, porque en el mejor de los casos quieren saciar la voracidad del capital extranjero por medio de los “exhortos”, mientras sus respectivas poblaciones pagan los crecientes costos. Quien suponga que la privatización impulsada por los organismos financieros internacionales se limita a la venta de activos, también supondrá que dichos “exhortos” son efectivos.

TELEFONICA LLEGO A Argentina en 1990, y ahora es el mayor operador telefónico de habla hispana en América Latina. Sólo en el país sudamericano es dueña de 35 empresas, que abarcan todo el ámbito de las telecomunicaciones, y controla más de 60 por ciento de la telefonía básica. Quince años atrás, esta trasnacional pagó 631 millones de dólares por la mitad de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, monopolio público del sector. Hoy reclama 2 mil 834 millones sólo por “el impacto negativo causado por la devaluación” de 2001.

ESTE ES UN EJEMPLO de cómo los gobiernos latinoamericanos, de la mano del Banco Mundial, han conducido a sus supuestos representados directamente a la ruina.

Las rebanadas del pastel:

ES UNA VERGÜENZA EL ILEGAL embate de Ulises Ruiz y sus hordas priístas en contra del periódico Noticias de Oaxaca. Veloz como liebre cuando hay que defender a la Iglesia, a paso de tortuga si de temas mundanos se trata, el secretario de Gobernación, monseñor Carlos Abascal, dice que ahora sí va a intervenir. ¡Uf!, el “cambio”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *